Estado Plurinacional de Bolivia /Servicio Nacional de Propiedad Intelectual

Se registra una patente de invención que optimiza y ahorra el consumo de agua potable

La Paz, 19 de Junio del 2018

 Entre 2 a 5 años fue el tiempo que llevó desarrollar el concepto y posteriormente el prototipo de la producción masiva. Es el “Dosificador de agua potable” creado por J. Heriberto Salazar Plata, se trata de un dispositivo que optimiza el consumo de agua potable en los domicilios e industrias de Bolivia, a través del control al consumo.

Esta invención se encuentra en el campo de la electromecánica, en la que un sistema y un dispositivo son aplicados al suministro de agua, para el control del consumo y la transmisión de datos sobre la cantidad de agua consumida, particularmente a la regulación de flujo de agua, por medio electrónico y con comunicación inalámbrica. Podrá ser utilizado en ciudades, como en áreas rurales sin restricción.

¿Cómo contribuye el dosificador de agua potable al ahorro del agua?

Su creador sostiene que “El uso de este dosificador de agua potable (DAP), se constituye en una alternativa tecnológica e innovadora, que tiene como objetivo disminuir el consumo de agua, por tanto el gasto en las familias, y un ahorro en las empresas proveedoras de este líquido elemento. A su vez permitirá optimizar el rendimiento de las represas y tanques de almacenaje masivo. Podrá el usuario controlar su consumo y no ser víctima de abusos por parte de las empresas, con cobros irregulares y/o con sobreprecios”.

Ayuda a detectar a tiempo pérdidas en conexiones visibles y no visibles. No permite el uso innecesario del agua potable en tiempos de escases. Porque se puede dosificar de una manera adecuada y más justa, para no llegar a cortes extremos como los que se vivió durante la gestión 2016 en la ciudad de La Paz.

El usuario puede tener un límite de uso de agua pactado con la empresa y evitar más facturas elevadas injustificadas.

J. Heriberto Salazar Plata registró este invento en el Senapi, “…porque la sapiencia y las horas de trabajo, no deben ser descuidados, deben ser registrados para no correr el riesgo de ser víctima de gente mala e inescrupulosa, que se apropian de los inventos o creaciones ajenas”, afirma el inventor.